Responsive image
SOBRE LOS CORONAVIRUS

Son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves.

Es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

Fiebre, dificultad respiratoria y tos seca. Algunos pacientes pueden presentar dolores musculares, dolor de cabeza, secreción nasal, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan, pero no desarrollan ningún síntoma. Más del 80% de las personas que se infectan no requerirán hospitalización ni medidas de apoyo adicionales como oxígeno o uso de respiradores mecánicos. Sólo alrededor del 5% de los casos presentarán un cuadro grave con riesgo vital.

Por contacto con otra persona que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose, estornuda o exhala y que pueden ingresar a través de las mucosas nasal, oral o conjuntival y producir la infección. Estas gotículas caen también sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca.

Los estudios realizados hasta la fecha apuntan a que el virus causante del COVID-19 se transmite principalmente por contacto con gotículas respiratorias, más que por el aire.

La principal forma de propagación de la enfermedad es a través de las gotículas respiratorias por la persona infectada. El riesgo de contraer COVID-19 de alguien que no presente ningún síntoma es muy bajo. Sin embargo, muchas personas que contraen COVID-19 solo presentan síntomas leves. Esto es particularmente cierto en las primeras etapas de la enfermedad.

SOBRE LOS COVID-19

Todas las personas con diabetes, o cualquier tipo de enfermedad que produzca inmunosupresión o personas mayores de 65 años, deben privilegiar mantenerse en su hogar. Esto debido a que tienen mayor riesgo de complicación en caso de infectarse.

En los casos más graves hay una serie de complicaciones que pueden ocurrir, una de ellas es que se produzca una neumonía bilateral grave, que conlleva a una insuficiencia respiratoria grave, que requiere ventilación mecánica y puede culminar en que la persona muera. Todas las personas que sufren una neumonía grave (independiente de cuál sea la causa que la genere), puede eventualmente quedar con secuelas pulmonares, pero eso va a depender del caso a caso.

La persona que se infecta de Coronavirus/COVID-19, va a transcurrir un tiempo mínimo de 2 semanas en que se recupere de los síntomas y deje de contagiar, por lo general las personas están convalecientes 1 ó 2 semanas más. Lo habitual es que una persona contagiada esté entre 3-4 semanas alejada de sus actividades previas a causa del COVID-19. En el caso de las personas que tuvieron contacto directo con una persona con coronavirus, se debe realizar una cuarentena de 14 días, ya que ese es el plazo de incubación del virus y pueden pasar hasta 14 días en que la persona pueda presentar sintomatología (lo habitual es que presente los síntomas entre 2-7 días después de haberse contagiado, si no los presenta en ese plazo es menos probable que se haya contagiado). Esta medida se utiliza para no contagiar a terceros.

Se ha hablado de otros síntomas como la disminución del olfato, efectivamente es algo que ocurre, aún no se sabe si es transitorio o permanente, pero es un síntoma que puede aparecer tempranamente. Otras personas presentan síntomas digestivos (10%), como diarrea o vómitos. No obstante, las personas que presentan la enfermedad en algún minuto van a desarrollar los síntomas principales, decaimiento, tos, fiebre. Las personas que presentan leve romadizo (inflamación de la mucosa o fosas nasales) o dolor de garganta, no tienen el virus, el COVID-19 es un cuadro intenso. Lo que debe motivar a las personas a consultar son los síntomas respiratorios, como la dificultad respiratoria, ya que son esas las personas que se podrían llegar a complicar.